martes, marzo 11, 2014

no lo esperaba nadie

en la última curva de la autopista
fue donde despisté a los federales,
me armé con un bidón de gasolina,
no lo esperaba nadie...

se oyeron sirenas de policía,
luego nadie pudo localizarme, 
en cuanto la suerte dobló la esquina
saltamos por los aires...

prometiste borrar las cicatrices
y no dejar señales,
te prometí que cuando esto termine
no buscaré culpables, no...

y no bajes la voz,
no pidas perdón,
tampoco yo supe evitarlo
ni hacerlo mejor,
tengo la impresión
de que se nos fue de las manos,
no lo esperaba nadie...

desarmados y a cara descubierta
y después de atracar dos sucursales,
buscamos la salida de emergencia,
cambiamos nuestros planes...

los coches patrulla frente a mi casa
bloquearon la puerta de delante
mientras yo saltaba por la ventana,
no lo esperaba nadie... 

prometiste borrar las cicatrices
y no dejar señales,
te prometí que cuando esto termine
no buscaré culpables, no...

y no bajes la voz,
no pidas perdón,
tampoco yo supe evitarlo
ni hacerlo mejor,
tengo la impresión
de que se nos fue de las manos,
no lo esperaba nadie...







"se nos iba la vida al quitarnos la ropa
en aquella pensión tan pegada a la playa,
nos contamos mentiras, nos compramos promesas,
nos hacían cosquillas las luces del alba...

se vestía deprisa, encendía un cigarro,
me miraba a través del espejo del baño
y se echaba a reír...
me ponía a tocar `si estuvieras aquí´, 
`no, no woman no cry´, `déjame´, `stand by me´..." (Quique González)



(nos contamos mentiras, nos compramos promesas...)

(nos contamos mentiras, nos compramos promesas...)

(nos contamos mentiras, nos compramos promesas...)

pues parecían de verdad...

2 comentarios:

eFe dijo...

Promesas y mentiras


cuando a ratos parecen lo mismo...




bicos modorro!

norte dijo...

ferrolá! es que hilan muy fino las jodías ;)
bicos a moreas!!!